Prevención y detención de caries dental con selladores

Uno de los lugares más comunes para que se desarrolle la caries dental es en las superficies de masticación de los dientes posteriores, también conocidos como premolares y molares. Si desliza su lengua a lo largo de las superficies de masticación, sentirá hendiduras desiguales. Las hendiduras, que se les llama hoyos o fisuras, ayudan a triturar el alimento.

El cepillado y el uso de seda dental diario ayuda a remover las partículas alimenticias y las bacterias de las superficies lisas a ras de y entre los dientes. No obstante, los hoyos y fisuras son más difíciles de conservar limpios. Las cerdas de los cepillos dentales no llegan hasta las hendiduras microscópicas para remover las pequeñas partículas de comida o placa.

Debido a que los hoyos y fisuras son difíciles de conservar limpios, su dentista puede recomendar protegerlos con selladores dentales, una capa plástica especial que cubre y sella las superficies de masticación. Los selladores actúan como una barrera, protegiendo el esmalte dental de la placa bacteriana y del ácido.

Los dentistas han utilizado selladores para proteger los dientes durante varias décadas. Son seguros y eficaces al prevenir la caries dental. La probabilidad de desarrollar caries dental en las superficies de masticación comienza temprano en la vida, así que los niños y adolescentes son candidatos evidentes para selladores. Los adultos también se pueden beneficiar de los selladores, pues uno nunca supera con la edad la caries dental.

Una nueva investigación muestra que los selladores dentales no solo protegen los dientes saludables de la caries, sino que también pueden detener la caries en sus etapas iniciales, encerrando las bacterias y previniendo una caries que de otra forma requeriría restauración (relleno).

El procedimiento es simple y rápido con poca, o ninguna, molestia. Primero, el dentista limpia completamente y prepara los dientes para ser sellados. Luego el dentista aplica el sellador en la superficie de masticación del diente, en donde se pega al esmalte. Él o ella pueden utilizar una lámpara de fotocurado especial para ayudar a endurecer el sellador. El procedimiento requiere una corta visita.

Mientras el sellador permanezca intacto, la superficie de masticación del diente estará protegida de la caries. Los selladores, que se sostienen bien bajo la increíble fuerza de la masticación diaria, pueden durar años antes que se necesite una reaplicación. No obstante, dos bocas no son iguales, y masticar o triturar puede causar que los selladores se deterioren en distintas proporciones. Las visitas dentales regulares son importantes para que su dentista pueda revisar el sellador y lo reaplique si es necesario.

Hable con su dentista para determinar si los selladores dentales pueden ayudar a proteger sus dientes.

© Asociación Dental Americana. Todos los derechos reservados. La reproducción o la publicación se encuentran terminantemente prohibidas sin el permiso previo por escrito de la Asociación Dental Americana.

Los dientes están sellados, ¿qué será lo próximo?

El cepillado sigue siendo importante incluso después de los selladores. Pruebe uno de nuestros productos para mantener su boca limpia y sana.